Entrada destacada

LAS PROTEINAS: LOS LADRILLOS DEL CUERPO


Las proteínas constituyen la parte más importante de todos los tejidos vivientes, después del agua. Las membranas de todas las células de los seres vivos están formadas por un complejo de proteínas y grasas. Dentro de las células, diversos orgánulos están también compuestos por proteínas en gran parte. Incluso los ácidos nucleicos que transmiten la información genética en el núcleo celular lo hacen con ayuda de proteínas. Y el protoplasma, que ocupa la mayor parte de la célula, es una disolución de proteínas.

¿Para qué sirven las proteínas?

Algunas proteínas tienen un papel puramente estructural, dando forma a cada una de las células o a todo un órgano. En cambio, otras desempeñan diversos papeles funcionales: así, los enzimas son proteínas que permiten realizar rápidamente las reacciones químicas de los procesos metabólicos; las proteínas contráctiles que forman los músculos convierten la energía de los alimentos en trabajo mecánico; y las proteínas de transporte llevan los nutrientes, las sustancias químicas del metabolismo y las hormonas por todo el cuerpo, de unos órganos a otros, hasta el interior de los órganos, entre unas células y otras y al interior de las propias células. 

Como los demás animales, el hombre no puede elaborar proteínas a partir de los elementos químicos que las forman, sino que debe tener una fuente de proteínas ya elaboradas en su dieta. Las plantas y los microorganismos pueden sintetizar sus proteínas a partir de agua y de los elementos inorgánicos que absorben del suelo y de la atmósfera, El hombre se provee de proteínas comiendo esas plantas directamente o comiendo animales que hayan comido esas plantas. En definitiva, toda la carne procede de las plantas.

La hierba se transforma en carne

Es sorprendente comprobar que las diversas proteínas de los vegetales (los cereales, las legumbres, las frutas y hortalizas contienen proteinas muy diferentes) pueden suministrar los materiales necesarios para formar el vasto número de proteínas distintas que se encuentran en el cuerpo humano. 

Si observarnos los productos expuestos en una carnicería, podremos ver que los diversos órganos de un animal —el corazón, los riñones, el hígado o los pulmones— son muy diferentes entre si; y también veremos la gran diferencia que hay entre todos esos órganos y los músculos, que es lo que comemos en forma de filetes, solomillo, etc. 

Las proteínas que encontramos en el pollo son muy distintas de las que encontramos en los huevos de gallina, y las de un filete de vaca difieren de las de la leche de esa misma vaca. Pero todas esas proteínas tan diferentes se han formado a partir de proteínas vegetales. Por ejemplo, la vaca puede vivir sólo de hierba: a partir de la hierba, la vaca produce todas las diversas proteínas que necesita para la formación de sus propios órganos, del ternero y de la leche para alimentar al ternero. 

¿Cómo es posible que los vegetales que comemos se transformen en carne nuestra? La razón es muy sencilla: porque, a pesar de la enorme variedad de proteínas (existen entre 3.000 y 4.000 proteínas conocidas en los tejidos humanos), todas ellas están compuestas por las mismas unidades básicas, que son unas 20. Estas unidades básicas son los aminoácidos. Los mismos 20 aminoácidos básicos están presentes en casi todos los vegetales y animales, en todos nuestros alimentos proteicos, en todas las proteínas de nuestros tejidos.

Las letras y la literatura

Podemos comparar la relación que existe entre los aminoácidos y las proteínas con la relación que hay entre las letras del alfabeto y la literatura. Dejando aparte las escrituras ideográficas, como el chino y el japonés, la mayoría de los lenguajes emplean un alfabeto de entre 20 y 30 caracteres solamente (de hecho, muchos idiomas comparten un mismo alfabeto). A pesar de ello, cualquier idioma tiene un vocabulario de entre un cuarto y medio millón de palabras, formadas a partir de ese pequeño número de letras. Esto es posible porque las letras se pueden disponer en diversas combinaciones, pudiéndose usar cada una más de una vez para hacer una sola palabra. Y luego esas palabras se pueden emplear para múltiples fines: para dar instrucciones sobre el empleo de un electrodoméstico, para poner avisos en las estaciones de ferrocarril, para comunicar sentimientos y emociones o incluso para crear obras de literatura en prosa o en verso. De la misma forma, los 20 aminoácidos pueden componer una enorme variedad de proteínas, todas con funciones diferentes. La diferencia principal es que, mientras la mayoría de las palabras pueden contener relativamente pocas letras, la mayoría de las proteínas son muy complejas: están formadas por centenares e incluso por millares de aminoácidos. 

Cualquier alimento proteico contiene cierto número de proteínas distintas. Lo que vulgarmente llamamos proteínas del guisante o proteínas de la judía, proteínas del trigo, del maíz o del sorgo... son en realidad una mezcla de diversas proteínas. Incluso la denominada proteína de la leche es realmente una mezcla de al menos 10 proteínas diferentes. Cuando comemos cualquiera de esos alimentos proteicos, consumimos los 20 aminoácidos básicos en proporciones diversas.

Todos los alimentos naturales contienen proteínas

Los alimentos más ricos en proteínas son la carne, el pescado, los huevos, la leche y sus derivados, las leguminosas y los frutos secos. Pero en realidad, dado que las proteínas se encuentran en todos los tejidos vivientes, todos nuestros alimentos en su estado natural contendrán proteínas, aunque sólo sea en pequeñas cantidades. 

Podemos considerar que un plátano, una coliflor o una espinaca no son fuentes importantes de proteínas; sin embargo, contienen un 2 ó un 3% de éstas. Los cereales, compuestos en su mayor parte por almidón (es decir, por hidratos de carbono), contienen también alrededor de un 10 % de proteínas. 

Si un adulto se alimentase exclusivamente de trigo, podría cubrir sus necesidades de proteínas con las que el trigo contiene. Curiosamente, en la dieta media de Europa, tan rica en proteínas, hasta el 4% de éstas proviene de las patatas, a pesar de que éstas no suden considerarse como una fuente de proteínas. Sólo algunos de nuestros alimentos, obtenidos de su fuente natural por un proceso de extracción, carecen totalmente de proteinas. El azúcar, por ejemplo, es un extracto refinado de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera y no contiene más que sacarosa, un hidrato de carbono. 

En el azúcar no hay proteínas (ni vitaminas, ni grasas, ni elementos minerales), pero en la caña o en la remolacha originales si había algunas proteínas. De forma similar, todos los aceites que empleamos para nuestra alimentación son grasas puras, pero las aceitunas, las nueces de palma o cualquier otra fuente que se haya usado para obtener el aceite son también fuentes de proteínas. El almidón se puede extraer puro a partir del trigo, del maíz o del arroz, que también contienen proteínas.

Descomponer proteínas, recomponer proteínas

Cuando hemos tomado un alimento proteico, durante la digestión las proteínas se desintegran en sus componentes aminoácidos. Éstos pasan después a la corriente sanguínea, que los transporta a los distintos órganos del cuerpo. Allí se emplean para formar el tipo de proteína que se requiera: proteínas del músculo, enzimas del hígado, hormonas, etc. Todas estas proteínas se pueden formar a partir de las proteínas del trigo, de las legumbres o de cualquier otro alimento vegetal o animal de nuestras dietas. Esto es posible porque los aminoácidos de las proteínas que ingerimos los empleamos de nuevo como bloques de construcción: es como el impresor que descompone los bloques de texto que han servido para imprimir un libro de gramática, por ejemplo, y vuelve a emplear las letras para componer e imprimir un libro de poesía romántica.

¿Cuántas proteínas necesitamos?

Todos nosotros debemos ingerir una determinada cantidad de proteínas cada día para mantener nuestros tejidos. En todos los órganos y tejidos del cuerpo se produce un lento pero continuo desgaste. A partir de los componentes de los tejidos deteriorados se producen tejidos nuevos, pero en este proceso se originan pequeñas pérdidas. Y estas pérdidas deben compensarse con la dieta. 

Las necesidades medias de un adulto son de unos 40 gramos de proteínas por día. Esta cifra se refiere a proteína pura, no a alimentos proteicos. Por ejemplo, la carne contiene aproximadamente un 60 % de agua, un 20 % de grasa y otro 20 % de proteínas. Así, para obtener 40 gramos de proteínas tendríamos que tomar 200 g de carne. El pan contiene aproximadamente un 10 % de proteínas por lo que necesitaríamos unos 400 g de pan para hacer frente a nuestras necesidades de proteínas. 

Estos cálculos suponen que la proporción de aminoácidos en las proteínas de los alimentos es exactamente la misma que necesitamos para rehacer nuestros tejidos. Pero esto no es así, por lo que necesitamos cantidades bastante mayores que esas cifras mínimas.

Cuando no se comen suficientes proteínas. 

Suponiendo que sólo necesitásemos 40 g de proteínas diarias. ¿qué ocurre si no alcanzamos esta cantidad? Si no comemos suficientes proteínas, los tejidos proteicos menos importantes del cuerpo, corno son los músculos, se descompondrán parcialmente para proporcionar aminoácidos con los que podamos mantener los órganos y las funciones vitales. 

El corazón, los riñones o los pulmones. así corno los enzimas esenciales, aprovecharán esos aminoácidos procedentes de la descomposición de otros tejidos menos importantes. En el cuerpo existe un intercambio constante. 

Los 10 ó 20 kg de músculos de nuestro cuerpo pueden fácilmente prescindir de 40 g de proteínas un día para alcanzar otros fines más esenciales. Así, aunque el cuerpo pierda 40 g de proteínas al día, no corrernos ningún riesgo por el simple hecho de no comer proteínas durante un día o dos. De hecho, ha habido personas que han ayunado completamente durante muchas semanas y después se han recuperado tras unas pocas semanas de alimentarse adecuadamente. 

Cuando esas personas ayunan, pierden mucho más de 40 g de proteínas diarias. En efecto, además de tener que proporcionar aminoácidos para los tejidos más esenciales, las proteínas de los músculos se descompondrán para suministrar energía al cuerpo, además de la que esté disponible en los depósitos de grasa. Por tanto, si un organismo puede recuperarse unas semanas después de que los tejidos hayan perdido cantidades tan grandes de proteínas, es evidente que no nos puede perjudicar el hecho de que no consigamos nuestros 40 g diarios de proteínas de forma regular.

No se preocupe: ya come suficientes proteínas

La verdad es que resulta fácil, obtener las proteínas necesarias. Hay tantos alimentos que contienen bastantes proteínas, que en realidad consumímos al menos el doble de lo que precisamos. Mientras vayamos satisfaciendo el hambre, es muy probable que nuestra dieta contenga una cantidad de proteínas adecuadas. Los problemas sólo surgen cuando una parte demasiado grande de nuestra dieta está formada por azúcares y grasas, con sólo unas pocas proteínas. Si comemos cereales, legumbres y hortalizas por no hablar de la leche, la carne, el pescado, los huevos y el queso, obtenemos abundantes proteínas, al tiempo que satisfacemos nuestras necesidades de energía. 

Dadas las clases de alimentos que solemos comer, sería difícil imaginar una dieta que satisficiese nuestras necesidades de energía y que no proporcionase las cantidades de proteínas adecuadas para un adulto.

Los aminoácidos esenciales

De los 20 aminoácidos comunes que constituyen las proteínas, 8 no se pueden sintetizar en el cuerpo; por tanto, deben ser suministrados por nuestra dieta, ya formados en los alimentos proteicos. A estos aminoácidos indispensables se les denomina aminoácidos esenciales. 

Otro aminoácido más, la histidina, es esencial para los bebés, que aún no han desarrollado el sistema de enzimas lo suficiente como para formar ese aminoácido en una cantidad tal que les permita satisfacer las necesidades suplementarias que implica el crecimiento. De los 11 aminoácidos restantes, 2 tampoco pueden ser sintetizados en el organismo, a no ser que se le sumistren determinados aminoácidos esenciales: fenilalanina para sintetizar tirosina, y metionina para sintetizar cistina. 

Todos los otros aminoácidos pueden formarse en nuestro cuerpo en cantidades casi ilimitadas, con tal de que el total de proteínas de nuestra dieta sea adecuado. Ello se debe a que se pueden formar como consecuencia de interconversiones metabólicas entre los diferentes aminoácidos. Todos estos aminoácidos se denominan no esenciales. pues no tienen que suministrarse ya formados en la dieta, sino que el propio cuerpo puede elaborarlos para satisfacer sus necesidades.



Comentarios

PINCHA AQUÍ PARA VER LOS ENLACES A TODAS LAS ENTRADAS DE LA WEB

Agua Agua de Coco Agua del Carmen Ajo Ajo Negro Albaricoques y Albaricoquero Alcachofa y Alcachofera Alcachofas Alérgias Alergias Alimentarias Algas Alimentación Alimentación Ayurvédica Alimentación Ayurvedica o La Ciencia del Bien Comer Alimentación Infantil Alimentación Infantil de Calidad Alimentos Peligrosos Alimentos Peligrosos Para la Salud Alimentos Perjudiciales para la Salud Alimentos Tóxicos Almendras Almíbar Almidón Amaranto Aminoácidos Esenciales Anisakis antiinflamatorios Antioxidantes Apio Aprender a Comer Bien Aromas Pigmentos y Colorantes Alimentarios Aromatizantes Arroz Aumentando las Defensas Ante la Llegada del Invierno Autohipnosis Avena Ayurveda Azafrán Azúcar Azúcar Moreno Azúcares Barritas Energeticas Bayas de Goji Bebés Lactantes Bebidas Bebidas Energéticas Bebidas Naturales para Fiestas Bebidas Vegetales Berros Bicarbonato de Sodio Bizcochos Brócoli Brotes Tiernos Café Calcio Calostro Caminar correctamente y con elegancia Canela Carbohidratos Cardo Mariano Carnes y Derivados Cárnicos Cebada Cebolla Celulosa Celulosas Centeno Cereales Cereales en Copos Cerezas Chile en polvo Chirivía Chocolate Chufa Cítricos Clavos Clorofila Col Col Rizada Coles de Bruselas Colesterol Comida Árabe Comida China Comida India Comida Mexicana Comida Oriental Como Cocinar las Patatas Como Mantener un Corazón Fuerte y Saludable Como se Elabora una Dieta Sana Complementos Nutricionales Consecuencias de Comer Poco o en Exceso Consejos de alimentación Infantil Consejos de la OMS Consejos Para Dormir Bien Consejos para una Alimentación Sana Consejos Para Vivir Mejor Conservación de Alimentos Conservas y Mermeladas Contaminantes Químicos en los Alimentos Contraindicaciones de la plantas medicinales Corazón Crea Tu Botiquín de Plantas Medicinales Cúrcuma De todo un poco Dieta Paleolítica Dieta para la Artosis Dieta para las Disminuir Arrugas Dietas Dietas Para Adelgazar Diferencia Entre Frutas y Verduras Dolor de Cuello Causas y Prevención dosificación de las plantas medicinales Ecología Educación y buenas maneras Edulcorantes El Café y su Historia El Consumo de Pescado Saludable y Sostenible El Pan y su Historia El Plátano y sus muchísimas Propiedades El Té y su Historia Eleuterococo Endulzantes Ensalada con Flores Entremeses Enzimas Equinácea Especial Navidad Especias Espelta Espinacas Estado de Ánimo Estilo de Vida Exceso de Peso y Obesidad Fatorexia Fibra Fibra Dietética Fibromialgia Flavonoides Fós­foro Frituras Fructosa Frutas Frutas y Frutos Secos Galactosa Garbanzos Germen de Trigo Germinados Ghi Ginkgo Biloba Ginseng Glucosa Glutamato Monosódico GMS Grasas Grasas Insaturadas Grasas Poliinsaturadas Grasas Trans Peligro Para Tu Corazón Grupos de alimentos Habas Tonka Harinas Helados y Granizados Naturales Hidratos de Carbono Hierba de San Juan Hierba Mate Hierbas y Plantas Medicinales Higiene en la Alimentación Hinojo Hipérico Hipnoterapia Historia del Chocolate y sus Beneficios y Técnicas Hongos y Setas Horchata Hortalizas y Verduras Hospitales Huevos Importancia de las Carnes en la Dieta Importancia de los Cereales en la Dieta Importancia del Pescado en la Dieta Importancia en la Dieta de los Huevos Importancia en la Dieta de Verduras Hortalizas y Frutas Impotencia Infecciones Alimentarias Ingredientes Comida China Intolerancia a la lactosa Intoxicaciones Introducción a la Alimentación y Nutrición Jenjibre Judías Verdes Kamut o Trigo Khorasan Kiwi Lactancia materna Lactosa Las Especias Fragantes y Saludables Las Grasas: Fuentes propiedades y Efectos en la Salud Las Patatas y sus Variedades Las Sanísimas Verduras y Hortaliza de temporada Leche Leche de almendras Leche de Soja Leche y Derivados Lácteos Leche y papillas Lechuga Legumbres Legumbres y Cereales Lentejas Lesiones Lima Limones Limpieza Preparación y Maneras de Cocinar el Pescado Linaza Lino Lisina Los Lácteos en el Ayurveda Los Pescados que más Consumimos Maca Magnesio Maíz Maltosa Mandarinas Mango Mantequilla Clarificada Manzanas Masas de cocina Melón Merengues Metabolismo Miel Mijo Minerales Mohos y Levaduras Naranjas Nitrógeno Noticias Nutrientes Alimentarios Nutrientes esenciales Nutrientes esencialesAlimentarios Osteoartrosis Palma Enana Americana Pan Pan Casero Panir Papillas para Bebés Papillas y Purés para bebés Para Aumentar la Resistencia Para Bajar la Fiebre Para Calmar la Tos Para Deportistas Para Desinfectar Para Dolores de Oido Para el Acné Para el Corazón Para el Estómago Para el Estreñimiento Para el Hígado Para el Reuma Para el Síndrome Premenstrual Para el Sistema Circulatorio Para Eliminar el Mal Aliento Para Eliminar Gases Para Eliminar Toxinas Para Esfuerzos Intelectuales Para Estimular Para Estimular la Leche Materna Para Estimular la Sexualidad Para Gripes y Resfriados Para Hidratar Para Incrementar las Defensas Para la Anemia Para la Artritis Para la Artrosis Para la Depresión y la Ansiedad Para la Diabetes Para la Gota Para la Piel Para la Presión Arterial Para la Próstata Para las Hemorroides Para las Infecciones Para los Cartílagos Para los Huesos Para Mejorar la Memoria Para Potenciar la Líbido Para Prevención del Cáncer Para Reducir el Colesterol Para Regula Arritmias Para Salud Cardiovascular Para Sedar Para Superar la Debilidad Patatas Patatas Valor Nutritivo y Trucos y Consejos Para Cocinarlas Pectina Pedir por favor y dar las gracias Pepino Peras Perder Peso con Agua de Cebada Perejil Pescados y Mariscos Pimientos Piña Plaguicidas y Pesticidas Plantas Plátanos Pomelos Postres y Dulces Potasio Preparación de las plantas medicinales Procesamiento y Cocinado de los Alimentos Productos lácteos Propiedades de los Azúcares Proteínas Proteínas y Aminoácidos en la alimentación y la Salud Psiquiatría Nutricional Puerro Queso Fresco Quinoa Raíces Tubérculos y Bulbos Rebozados Receta Para Hacer Ghi o Mantequilla Clarificada Receta Para Hacer Panir Receta Para Hacer Queso Fresco Recetario Para Preparar Comidas Sanas Recetas Recetas con Ajo recetas con Arroz Recetas con Cebada Recetas con Cerezas Recetas con Flores Comestibles Recetas con Garbanzos Recetas con Trigo Kamut - Khorasan Recetas para Hacer Dahi (Yogur) Recetas para Hacer Ensaladas Recetas Para Hacer Germinados Recetas para Hacer Tofu Recetas para Hacer Yogur Recuperar la Energia Vital de los Alimentos Refrescos Light Remolacha Remolacha Azucarera y Caña de Azúcar su Historia Remolachas Requesón Rhodiola Sacarosa Sal Salazones Salsas Salud Salud Anímica y Mental Salud de la Columna Vertebral Salud de las Cervicales Salud Dental Salud Estomacal Salud mental Sandía Selenio Semillas Sentarse correctamente Sésamo o Ajonjolí Sodio Soja Sopas Stevia Superalimentos Té Matcha Tinnitus Tofu Tomates Trastornos Alimentarios Tratamientos con Frutas y Verduras Tratamientos con Plantas Medicinales Trigo Trucos y Consejos Usos del Bicarbonato de Sodio Utensilios de cocina Uvas Veganos:Como Sustituir los Huevos Vegetarianos Verde de Cebada Verduras y Hortalizas Vinos Vista Vitamina B12 vitamina C Vitamina D Vitamina E Vitaminas Zanahorias Zumo de Centeno Zumo de Trigo Zumos Industriales. Zumos y Batidos Zumoterapia
Mostrar más

ALIMENTACIÓN INFANTIL (Pincha en la imagen)

EDUCACIÓN Y BUENAS MANERAS (Pincha en la imagen)