Entrada destacada

CUANDO LLEGA EL INVIERNO: BENEFICIOS DE LA EQUINÁCEA


La Echinacea purpurea (equinácea), también conocida como purple coneflower es uno de los remedios herbales más populares en el mundo. Durante más de un siglo, millones de personas en Europa y los Estados Unidos, han venido tomando equinácea al primer síntoma de resfrío o gripe. 

Los curanderos tradicionales de las tribus nativas americanas usaban especies emparentadas con esta hierba, como la Echinacea angustifolia para tratar un amplio espectro de problemas, incluyendo infecciones respiratorias, inflamaciones oculares, dolor de muelas y mordidas de serpiente. Ya antes del invento de las medicinas de sulfa, en 1930, la equinácea era el principal remedio usado contra el resfriado y la gripe en los Estados Unidos.

En Alemania, esta planta es la medicina más recetada para tratar infecciones respiratorias menores, con más de 1,3 millones de prescripciones al año. Esta hierba también es empleada para tratar infecciones del oído, bronquitis, infecciones de la vejiga e incluso infecciones fúngicas. A diferencia de los antibióticos, que no son muy beneficiosos para tratar este tipo de infecciones, la equinácea puede reducir considerablemente muchos de los molestos y dolorosos síntomas que dichas infecciones generan.

CÓMO FUNCIONA

La equinácea fortalece el sistema inmunológico proporcionando una compleja combinación de respuestas para combatir a invasores tales como las bacterias y los virus. El sistema inmunológico lucha contra las infecciones produciendo anticuerpos, que son moléculas específicas creadas por las células sanguíneas como respuesta a la aparición de antígenos o invasores concretos. Así, la próxima vez que estos anticuerpos se encuentren con dichos antígenos, los reconocerán y lucharán contra ellos para eliminarlos. Sin la respuesta del sistema inmunológico, sucumbiríamos ante cualquier agente infeccioso con que nos topáramos.

Esta hierba fomenta la producción de anticuerpos, eleva el conteo de glóbulos blancos, y es timula la actividad de los mismos para luchar contra las infecciones. Entre estos glóbulos blancos podemos encontrar a los linfocitos, que combaten a los virus; las células asesinas naturales, que atacan las células que generan tumores; y los macrófagos que engullen a las bacterias causantes de la enfermedad. Las dos clases principales de linfocitos son las células B, que crecen para madurar independientes del timo (glándula que forma parte del sistema linfático, situada detrás del esternón) y las células T, que son procesadas en dicha glándula.

EVIDENCIA CIENTÍFICA

Existen más de 400 estudios publicados sobre la equinácea, 11 de ellos son estudios doblemente ocultos perfectamente controlados. Uno de estos estudios analizó los casos de 108 pacientes que sufrían de una gripe severa y corta. A la mitad de dichos pacientes se les dio equinácea y a la mitad restante un placebo (píldora inocua). Después de ocho semanas, los resultados mostraron que el grupo efectivamente tratado permanecía sano durante más tiempo y, además cuando caían enfermos, la enfermedad era menos severa y de menor duración.

Asimismo, otro estudio de las mismas características examinó los efectos de esta hierba en 180 personas, que también sufrían de gripe, las cuales fueron divididas en 3 grupos. A uno de los grupos se les dio un placebo, a otro grupo, 450 mg de equinácea, y al tercero, 900 mg diarios de la misma sustancia. Al tercer día, aquellos sujetos que recibieron la dosis más alta, mostraron una significativa reducción de los síntomas de esta enfermedad, como los escalofríos, sudoración, dolor de garganta, dolor muscular y dolor de cabeza. No hubo ninguna mejoría en los otros dos grupos. Además de demostrar la efectividad de la equinácea, este estudio también demostró la importancia de ingerir la dosis adecuada.

LA EQUINÁCEA Y LAS INFECCIONES FÚNGICAS

Las infecciones fúngicas recurrentes, muy difíciles de tratar, suelen rendirse frente a la equinácea. A través de un importante ensayo clínico, diversos investigadores trataron a 203 mujeres, que padecían de infecciones fúngicas vaginales crónicas, con dosis orales de equinácea o medicación consistente en cremas tópicas antifúngicas. El grupo que fue tratado con la hierba obtuvo resultados 3,5 veces mejores que los del grupo que fue medicado. Solo el 16,7 % del grupo tratado con esta hierba volvió a padecer este tipo de infección en contraste con el 60,5 %, del grupo medicado, que sí volvió a sufrirla. Esta planta también estimula el funcionamiento de todo el sistema inmunológico femenino. Con lo cual, podemos afirmar que se ha logrado un descubrimiento importante, dado que la recurrencia de esta clase de infecciones resultan sumamente molestas, por decir lo menos, además de comprobarse que no siempre responden al tratamiento convencional. Por ello, podemos concluir que la equinácea no solamente trata los síntomas que producen este tipo de infecciones, sino que además fortalece la respuesta inmune del organismo, favoreciendo la pronta recuperación del paciente.

LA EQUINÁCEA Y LOS NIÑOS

Como todos sabemos, una vez que el niño comienza su vida escolar, empieza a sufrir resfriados, gripes o infecciones al oído. Esto es completamente natural, dada la proximidad entre los niños y la inmadurez de su sistema inmunológico, que aún no reconoce mucho de los patógenos más comunes. Una excelente medida de prevención, durante la estación de la gripe y el resfriado consiste en una dosis diaria de equinácea. Los niños prefieren una solución que contenga glicerina o un té, que deberán ser administrados dos o tres veces al día. Se recomienda un descanso de dos días cada 8 semanas. Una de mis pacientes trajo consigo a su niño de 5 años, quien venía contrayendo cada uno de los virus y microbios que llegaban a la escuela y luego se los contagiaba a ella. Le sugerí la solución con glicerina para el niño y la que contenía alcohol para ella. Ambos permanecieron totalmente sanos durante el resto de la estación.

SEGURIDAD Y DOSIFICACIÓN

La equinácea ha demostrado ser bastante segura, incluso cuando es tomada en dosis extremadamente altas. Los efectos secundarios son raros y usualmente se limitan a síntomas gastrointestinales menores, aumento de la orina, o leves reacciones alérgicas.

La dosis típica del extracto de equinácea en polvo es 300 mg, tres veces al día. La solución que contiene una parte de equinácea y cinco partes de alcohol debe ser ingeridas en una dosis de 3 a 4 miligramos tres veces al día; el zumo de equinácea en una dosis de 2 a 3 ml también tres veces diarias; y una raíz seca entera de 1 a 2 gramos tres veces diarias. La equinácea debe ser ingerida, usualmente, al primer signo de resfriado y el tratamiento debe tener una duración de siete a catorce días. También puede ser tomada, como medida de precaución, diariamente durante dos meses, dejando dos días libres. Esta pausa es recomendada para que el cuerpo no se acostumbre demasiado a la hierba y no se reduzca su efectividad.

ESCOGIENDO UN SUPLEMENTO DE EQUINÁCEA

Muchos herbolarios consideran que la equinácea, en su forma líquida, es mucho más eficaz que en tabletas o cápsulas. Algunos creen que parte de los beneficios que produce esta planta pueden deberse al contacto directo con las amígdalas. Las formas líquidas también pueden contener una mayor cantidad de ingredientes activos, o es también posible que dichos ingredientes se absorban mejor a través de esa forma.

Con mucha frecuencia la equinácea es combinada con otra planta llamada Sello de Oro (Hydrastis canadensis) en preparaciones frías. Tal parece que el principal ingrediente de esta hierba, la berberina, activa el funcionamiento de los glóbulos blancos.

PRECAUCIONES

La Comisión E Alemana advierte contra el uso de la equinácea en casos de tuberculosis o desórdenes autoinmunes, tales como la esclerosis múltiple (EM) o el lupus. Estas precauciones se sustentan en el riesgo de que esta planta pueda sobreestimular el sistema inmunológico. Se advierte también que la equinácea no debe ser usada por personas que padezcan el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Sin embargo, dosis muy moderadas podrían ser empleadas solo en las etapas iniciales de esta enfermedad para luchar contra las infecciones que suelen acompañarla. La equinácea es segura para mujeres embarazadas y no se conocen interacciones con medicinas.

Vengo recomendando el uso de esta planta a mis pacientes y sus familias y yo también la uso desde hace varios años. Ahora bien, el uso de esta poderosa hierba no le garantiza que nunca más vuelva a contraer un resfriado. Sin embargo, usada correctamente, puede prevenir la aparición de infecciones y acortar la duración y la severidad de la dolencia. Cabe resaltar que, pese a no ser un remedio rápido, usada adecuadamente a través del tiempo, puede incrementar la natural resistencia del organismo frente a las infecciones bacteriales, fúngicas y virales.






Comentarios

PINCHA AQUÍ PARA VER LOS ENLACES A TODAS LAS ENTRADAS DE LA WEB

Agua Agua de Coco Agua del Carmen Ajo Ajo Negro Albaricoques y Albaricoquero Alcachofa y Alcachofera Alcachofas Alérgias Alergias Alimentarias Algas Alimentación Alimentación Ayurvédica Alimentación Ayurvedica o La Ciencia del Bien Comer Alimentación Infantil Alimentación Infantil de Calidad Alimentos Peligrosos Alimentos Peligrosos Para la Salud Alimentos Perjudiciales para la Salud Alimentos Tóxicos Almendras Almíbar Almidón Amaranto Aminoácidos Esenciales Anisakis antiinflamatorios Antioxidantes Apio Aprender a Comer Bien Aromas Pigmentos y Colorantes Alimentarios Aromatizantes Arroz Aumentando las Defensas Ante la Llegada del Invierno Autohipnosis Avena Ayurveda Azafrán Azúcar Azúcar Moreno Azúcares Barritas Energeticas Bayas de Goji Bebés Lactantes Bebidas Bebidas Energéticas Bebidas Naturales para Fiestas Bebidas Vegetales Berros Bicarbonato de Sodio Bizcochos Brócoli Brotes Tiernos Café Calcio Calostro Caminar correctamente y con elegancia Canela Carbohidratos Cardo Mariano Carnes y Derivados Cárnicos Cebada Cebolla Celulosa Celulosas Centeno Cereales Cereales en Copos Cerezas Chile en polvo Chirivía Chocolate Chufa Cítricos Clavos Clorofila Col Col Rizada Coles de Bruselas Colesterol Comida Árabe Comida China Comida India Comida Mexicana Comida Oriental Como Cocinar las Patatas Como Mantener un Corazón Fuerte y Saludable Como se Elabora una Dieta Sana Complementos Nutricionales Consecuencias de Comer Poco o en Exceso Consejos de alimentación Infantil Consejos de la OMS Consejos Para Dormir Bien Consejos para una Alimentación Sana Consejos Para Vivir Mejor Conservación de Alimentos Conservas y Mermeladas Contaminantes Químicos en los Alimentos Contraindicaciones de la plantas medicinales Corazón Crea Tu Botiquín de Plantas Medicinales Cúrcuma De todo un poco Dieta Paleolítica Dieta para la Artosis Dieta para las Disminuir Arrugas Dietas Dietas Para Adelgazar Diferencia Entre Frutas y Verduras Dolor de Cuello Causas y Prevención dosificación de las plantas medicinales Ecología Educación y buenas maneras Edulcorantes El Café y su Historia El Consumo de Pescado Saludable y Sostenible El Pan y su Historia El Plátano y sus muchísimas Propiedades El Té y su Historia Eleuterococo Endulzantes Ensalada con Flores Entremeses Enzimas Equinácea Especial Navidad Especias Espelta Espinacas Estado de Ánimo Estilo de Vida Exceso de Peso y Obesidad Fatorexia Fibra Fibra Dietética Fibromialgia Flavonoides Fós­foro Frituras Fructosa Frutas Frutas y Frutos Secos Galactosa Garbanzos Germen de Trigo Germinados Ghi Ginkgo Biloba Ginseng Glucosa Glutamato Monosódico GMS Grasas Grasas Insaturadas Grasas Poliinsaturadas Grasas Trans Peligro Para Tu Corazón Grupos de alimentos Habas Tonka Harinas Helados y Granizados Naturales Hidratos de Carbono Hierba de San Juan Hierba Mate Hierbas y Plantas Medicinales Higiene en la Alimentación Hinojo Hipérico Hipnoterapia Historia del Chocolate y sus Beneficios y Técnicas Hongos y Setas Horchata Hortalizas y Verduras Hospitales Huevos Importancia de las Carnes en la Dieta Importancia de los Cereales en la Dieta Importancia del Pescado en la Dieta Importancia en la Dieta de los Huevos Importancia en la Dieta de Verduras Hortalizas y Frutas Impotencia Infecciones Alimentarias Ingredientes Comida China Intolerancia a la lactosa Intoxicaciones Introducción a la Alimentación y Nutrición Jenjibre Judías Verdes Kamut o Trigo Khorasan Kiwi Lactancia materna Lactosa Las Especias Fragantes y Saludables Las Grasas: Fuentes propiedades y Efectos en la Salud Las Patatas y sus Variedades Las Sanísimas Verduras y Hortaliza de temporada Leche Leche de almendras Leche de Soja Leche y Derivados Lácteos Leche y papillas Lechuga Legumbres Legumbres y Cereales Lentejas Lesiones Lima Limones Limpieza Preparación y Maneras de Cocinar el Pescado Linaza Lino Lisina Los Lácteos en el Ayurveda Los Pescados que más Consumimos Maca Magnesio Maíz Maltosa Mandarinas Mango Mantequilla Clarificada Manzanas Masas de cocina Melón Merengues Metabolismo Miel Mijo Minerales Mohos y Levaduras Naranjas Nitrógeno Noticias Nutrientes Alimentarios Nutrientes esenciales Nutrientes esencialesAlimentarios Osteoartrosis Palma Enana Americana Pan Pan Casero Panir Papillas para Bebés Papillas y Purés para bebés Para Aumentar la Resistencia Para Bajar la Fiebre Para Calmar la Tos Para Deportistas Para Desinfectar Para Dolores de Oido Para el Acné Para el Corazón Para el Estómago Para el Estreñimiento Para el Hígado Para el Reuma Para el Síndrome Premenstrual Para el Sistema Circulatorio Para Eliminar el Mal Aliento Para Eliminar Gases Para Eliminar Toxinas Para Esfuerzos Intelectuales Para Estimular Para Estimular la Leche Materna Para Estimular la Sexualidad Para Gripes y Resfriados Para Hidratar Para Incrementar las Defensas Para la Anemia Para la Artritis Para la Artrosis Para la Depresión y la Ansiedad Para la Diabetes Para la Gota Para la Piel Para la Presión Arterial Para la Próstata Para las Hemorroides Para las Infecciones Para los Cartílagos Para los Huesos Para Mejorar la Memoria Para Potenciar la Líbido Para Prevención del Cáncer Para Reducir el Colesterol Para Regula Arritmias Para Salud Cardiovascular Para Sedar Para Superar la Debilidad Patatas Patatas Valor Nutritivo y Trucos y Consejos Para Cocinarlas Pectina Pedir por favor y dar las gracias Pepino Peras Perder Peso con Agua de Cebada Perejil Pescados y Mariscos Pimientos Piña Plaguicidas y Pesticidas Plantas Plátanos Pomelos Postres y Dulces Potasio Preparación de las plantas medicinales Procesamiento y Cocinado de los Alimentos Productos lácteos Propiedades de los Azúcares Proteínas Proteínas y Aminoácidos en la alimentación y la Salud Psiquiatría Nutricional Puerro Queso Fresco Quinoa Raíces Tubérculos y Bulbos Rebozados Receta Para Hacer Ghi o Mantequilla Clarificada Receta Para Hacer Panir Receta Para Hacer Queso Fresco Recetario Para Preparar Comidas Sanas Recetas Recetas con Ajo recetas con Arroz Recetas con Cebada Recetas con Cerezas Recetas con Flores Comestibles Recetas con Garbanzos Recetas con Trigo Kamut - Khorasan Recetas para Hacer Dahi (Yogur) Recetas para Hacer Ensaladas Recetas Para Hacer Germinados Recetas para Hacer Tofu Recetas para Hacer Yogur Recuperar la Energia Vital de los Alimentos Refrescos Light Remolacha Remolacha Azucarera y Caña de Azúcar su Historia Remolachas Requesón Rhodiola Sacarosa Sal Salazones Salsas Salud Salud Anímica y Mental Salud de la Columna Vertebral Salud de las Cervicales Salud Dental Salud Estomacal Salud mental Sandía Selenio Semillas Sentarse correctamente Sésamo o Ajonjolí Sodio Soja Sopas Stevia Superalimentos Té Matcha Tinnitus Tofu Tomates Trastornos Alimentarios Tratamientos con Frutas y Verduras Tratamientos con Plantas Medicinales Trigo Trucos y Consejos Usos del Bicarbonato de Sodio Utensilios de cocina Uvas Veganos:Como Sustituir los Huevos Vegetarianos Verde de Cebada Verduras y Hortalizas Vinos Vista Vitamina B12 vitamina C Vitamina D Vitamina E Vitaminas Zanahorias Zumo de Centeno Zumo de Trigo Zumos Industriales. Zumos y Batidos Zumoterapia
Mostrar más

ALIMENTACIÓN INFANTIL (Pincha en la imagen)

EDUCACIÓN Y BUENAS MANERAS (Pincha en la imagen)