LOS PESCADOS QUE MÁS CONSUMIMOS

Posted by Begoña Rojo on 5:03 with No comments

El pescado es uno de los productos más difíciles de preparar. El tiempo de preparación es muy importante. Solo es cuestión de un minuto para que los sabores cambien, las carnes se deshagan o por el contrario, se peguen a las espinas.
 
El pescado debe consumirse lo más fresco posible: los ojos brillantes, las agallas rojas y la carne entera es el aspecto que presenta un pescado fresco.
 
Los pescados de agua dulce y de agua salada se pueden consumir al vapor, fritos, escaldados...


La fragilidad de su carne, que se deteriora al cabo de unas horas fuera del agua, hizo de los mariscos un alimento de lujo en las zonas más alejadas del litoral. Hoy, gracias al transporte en camiones frigoríficos, los pescados y mariscos pueden estar, al cabo de unas horas a cientos de kilómetros del lugar en que han sido capturados con todas sus cualidades intactas.

Abadejo:

Pescado blanco que se encuentra en el mercado todo el año. Al contrario de lo que se cree, no es bacalao fresco, sino una especie de menor calidad. Admite las mismas preparaciones de la merluza y resulta bien en ajada, frito y rebozado con harina y huevo batido.

Anguila:

Pescado azul de río con forma cilíndrica muy parecida a una serpiente, por su aspecto resbaladizo y aparente carencia de escamas. La anguila nada hasta el mar de los Sargazos para desovar; los huevos dan origen a los alevines, que inician el regreso a Europa. Cuando llegan a las desembocaduras de los ríos, miden unos 7 cm. y se han convertido ya en las preciadas angulas. Éstas se toman tradicionalmente con aceite, guindilla y ajos, y también en revueltos, ensaladas o sobre tostadas. Las anguilas se preparan con ajo y pimiento, en salsa, fritas o en arroces.

Arenque:

Pescado azul muy parecido a la sardina, cuya temporada va de abril a septiembre. No se captura en las costas de España, así que se suele consumir ahumado, en salazón o en conserva.

Atún:

Pescado azul cuya temporada abarca de junio a octubre. Se captura en lugares muy distantes de las costas españolas, aunque el atún blanco o albacora, llamado también bonito, se pesca en el golfo de Vizcaya. Existen también el atún claro o yelowfinn, el más apreciado para conservas, y el atún rojo, más oscuro y grasiento. Su carne resulta excelente a la plancha, asada, en escabeche, con salsa de tomate, pisto, patatas o mechada con tocino o jamón.

Bacalao:

En fresco es un pescado blanco cuya temporada va de octubre a mayo, aunque lo que se suele adquirir como tal es más bien abadejo. Admite las mismas preparaciones que la merluza. En salazón aumenta su contenido en grasa y se convierte en pescado azul. Requiere un proceso de desalado cuidadoso, que se lleva a cabo durante 24-36 horas, cambiando el agua cada 8 horas y siempre a la misma temperatura. Las posibilidades culinarias del bacalao seco son casi ilimitadas. A las recetas tradicionales como al "pil-pil" o "a la vizcaína" se han incorporado otras de corte moderno que lo asocian con otros ingredientes en ensaladas, revueltos y tostadas.

Besugo:

Pescado blanco de cuerpo rechoncho y ojos saltones, cuyo rasgo prominente es la pinta negra al terminar la cabeza. Su temporada va de octubre a abril. Hay muchas recetas, entre las que destacan el asado al horno sobre lecho de patatas, cebolla, pimiento y, a veces, rodajas de tomate, a la donostiarra o a la espalda, asado a la brasa, abierto al medio y rociado con un refrito de ajos, guindilla y vinagre

Boquerón:

Pescado azul que tiene su mejor momento en los meses de abril a julio, pero se puede adquirir casi todo el año. También es conocido como anchoa -con este nombre se presenta en salazón y cubierto de aceite-. El pescado fresco se toma frito, en vinagre o en adobo.

Breca o Pajel:

Pescado blanco que tiene rasgos de familia con el besugo, pero se distingue por el tono más rosado del lomo, la cabeza más puntiaguda y la ausencia de pinta. Su temporada va de diciembre a abril. Admite las mismas preparaciones que el besugo o la dorada.

Caballa:
Es un pescado azul de carne firme y grasa, que se consume preferentemente en conserva. La caballa fresca se distingue por unas rayas azules que le recorren el lomo. Tiene su temporada de abril a septiembre. Hay que consumirla muy fresca, ya sea a la parrilla, a la plancha, en adobo o cocida.


Cabracho:
 

Pescado blanco con gran cabeza y piel cubierta de espinas venenosas. Su carne es muy sabrosa y resulta estupenda en guisos marineros. Es un ingrediente imprescindible en la caldereta asturiana.

Cachucho o Dentón:
 
Pescado blanco cuyo rasgo principal son los dientes, de ahí su nombre. Su carne es menos fina que la de la breca y del besugo, pero se presta a las mismas preparaciones. La temporada va de diciembre a abril.

Cazón:
 
Pescado azul que pertenece a la familia de los tiburones. Se encuentra en el mercado todo el año. Su carne agradece los adobos previos a la fritura y los guisos marineros con patatas y verduras. Es famosa su preparación en amarillo

Congrio:
 
Pescado azul de forma parecida a la anguila pero más grueso. Aunque pertenecen a la misma especie, el congrio gris vive en el limo y el negro en las rocas. La temporada va de noviembre a junio. Su carne es firme y sabrosa, pero tiene el inconveniente de un exceso de espinas, menos abundantes en la parte abierta. Se suele guisar en salsa verde con guisantes o con salsa de azafrán, ajo y cebolla. Proporciona un sabor excelente a los caldos de pescado.

Chopitos y Puntillas:

Son los más pequeños de la familia, típicos del litoral andaluz. Su cuerpo mide de 3 a 5 cm. y se toman fritos y guisados.

Dorada:

Pescado blanco que se puede adquirir todo el año. Se distingue por una raya dorada que le recorre el entrecejo. Su carne, sabrosa y firme, recuerda a la del marisco. La preparación más famosa es a la sal, pero admite el mismo tratamiento que el besugo o la lubina.

Gallo:

Pescado blanco ovalado y plano como el lenguado. Tiene la boca torcida y los ojos muy juntos en el lado oscuro, que es de un dorado fuerte. Su sabor resulta muy agradable, pero precisa estar recién pescado. Se prepara frito, en filetes y en salsa.

Jurel:

Pescado azul también conocido como chicharro, de color plateado y con una línea que le cruza el lomo. Su temporada va de diciembre a abril. No se le aprecia demasiado pero, si está muy fresco, resulta delicioso asado o a la parrilla, y también acompañando los lomos limpios con una fritada de tomate, pimiento y cebolla.

Lamprea:

Pescado azul con un cuerpo cilíndrico, viscoso y terminado en una boca redonda en forma de ventosa, con la que absorbe a otros peces. Cuando llega la época de desovar se dirige a los ríos, a veces adherida a los salmones aprovechando su viaje. Antes de guisarla hay que proceder a su desangrado en vivo mediante un corte en la cola. La sangre se recoge en un cuenco porque, en la mayoría de los casos, se utiliza para el guiso. Mención especial merece la empanada de lamprea.

Lenguado:

Pescado azul antes de desovar, que pasa a ser blanco después de poner los huevos. Tiene la boca torcida y los ojos en el mismo lado, el más oscuro. La piel del vientre es blanca, ya que durante el día permanece apoyado en el fondo marino y sólo sube a la superficie por la noche para alimentarse. La textura de la carne puede ser gelatinosa y suave o compacta y consistente, según se pesque en aguas tranquilas o templadas (en el sur de la península ibérica) o en mares más fríos y bravos (costa cantábrica).

Lubina:
 
Pescado azul de cuerpo fino y estilizado, con el lomo gris azulado, los flancos plateados y la escama muy menuda. Está presente en los mercados durante todo el año. La lubina al horno, asada a la pimienta, hervida o al vapor constituye un auténtico manjar, sobre todo si se acompaña con salsas de mantequilla como la holandesa o una mayonesa suave.

Melva:
 
Pescado azul de aspecto muy parecido al atún pero de dimensiones menores, cuya temporada va de junio a octubre. Su carne es oscura, grasa y firme, aunque de calidad inferior a la del atún. Se consume fresca y en conserva.

Merluza:
 
Pescado blanco de forma cilíndrica con el lomo oscuro y los laterales gris plateado. La más apreciada es la de lomo negro y pescada con pincho, porque la lucha contra el pescador endurece su carne y la hace más sabrosa. La única diferencia con la pescadilla radica en el tamaño: se considera merluza si pesa más de 3 kilos.

Mero:

Pescado blanco de cuerpo rechoncho y gran tamaño, disponible durante todo el año. Su carne, firme y algo grasa, resulta perfecta para hacer a la parrilla o en asados y da buen gusto a las sopas.

Mújol o Lisa:
 
Pescado azul cuya variedad más apreciada tiene una mancha grande y dorada al terminar la cabeza. Según de donde proceda puede ser un pescado riquísimo o incomible. Los mejores vienen del delta del Ebro y de los estuarios de Cádiz. Si es de buena calidad, admite las mismas recetas de la lubina. Sus huevas son muy apreciadas.

Palometa:
 
Pescado blanco-azul cuya piel puede ser blanca, negra o roja. La primera es de un blanco azulado brillante; parece un atún aplastado y se encuentra en las aguas del Mediterráneo y Atlántico andaluz. La negra es más habitual en los mercados españoles, con cabeza redonda y boca diminuta. Su temporada va de noviembre a abril. La carne puede presentar unos parásitos blancos y alargados que no afectan a su sabor y se pueden extraer con unas pinzas. Se prepara como el atún o a la parrilla, previamente adobada. La palometa rosa, también llamada rey, es un pescado semigraso cuya temporada va de octubre a mayo. Puede guisarse como el besugo o la dorada.

Pez Espada o Emperador:
 

Pescado azul cuya temporada va de julio a noviembre. Se vende en filetes que se preparan a la plancha y, en general, admite las mismas recetas que el atún.

Rape:
 
Pescado blanco de enorme cabeza aplastada y cuerpo carente de escamas, que recibe nombres tan distintos como pixin, sapo, rana marina o rata de mar. Disponible todo el año, los mejores son los que tienen el vientre de color gris; los de vientre blanco son de peor calidad y se llaman julianas. Su carne blanca resulta deliciosa tanto en sopa como en guisos con patatas, suquets, zarzuelas, a la sidra o en salsa verde.

Raya:
 
Pescado blanco, plano, con forma parecida a una cometa. Es bastante común en el litoral español durante los meses de julio a octubre. Aunque su receta más famosa es a la mantequilla negra, resulta estupenda rebozada y frita, guisada y con salsa de tomate y pimientos.

Reo:
 
Pescado azul conocido también como trucha de mar. Muy parecido exteriormente al salmón, y de tamaño intermedio entre éste y la trucha, se distingue principalmente porque tiene más horizontal la línea que separa el dorso del vientre, que en el salmón asciende cerca de la cabeza. Su temporada va de mayo a agosto. Admite las mismas preparaciones del salmón y la trucha.


Rodaballo:
 
Pescado azul, muy graso, de cuerpo plano con forma romboidal redondeada, bordeado de una aleta como el lenguado y el gallo. El auténtico es de tamaño mucho mayor que el remol, que es el que se ve en las pescaderías. La piel va del gris al castaño, con manchas oscuras y no tiene escamas. Su delicado sabor requiere preparaciones sencillas: hervido, al vapor o a la parrilla con salsas de mantequilla o nata.

Salmón:

Pescado azul, con un cuerpo azul acerado y el vientre plateado. Es esbelto y pecoso y su tonalidad puede variar según la edad, el sexo y la época del año. Su carne se muestra más o menos rosada en función de lo que come. Si es fresco, se prepara a la plancha o a la parrilla acompañado de salsas suaves. También resulta delicioso marinado al eneldo o ahumado.

Salmonete:
 
Pescado azul cuya temporada va de mayo a agosto. Su carne es suculenta cuando pertenece a la variedad de roca. Se distingue por la piel de color rojo, que presenta rayas transversales oscuras y vientre amarillo. El salmonete de fango muestra un color más claro, sin tonos amarillos ni rayas transversales oscuras; su carne es más suave y con un ligero sabor a cieno. La mejor cocina del salmonete es la más sencilla: a la plancha, al horno o frito y con la compañía de hierbas aromáticas.

Salpa o Salema:
 
Pescado blanco con el cuerpo gris acerado recubierto de rayas amarillas que, por su forma, recuerda a la dorada. Es un pescado barato que tiene su mejor momento en los meses de octubre y noviembre. No hay que confundirlo con la dorada rayada. Aunque su carne resulta menos fina, admite las mismas preparaciones que el besugo.

Sardina:

Pescado azul. La exquisitez de su carne depende de su frescor y de la época de captura; tradicionalmente, las mejores se pescan de Virgen a Virgen -desde el Carmen (16 de julio) a la Asunción (15 de agosto)-, aunque la temporada va de junio a noviembre. Enteras pueden prepararse a la brasa, a la parrilla o a la sal. Limpias y sin cabeza se hacen escabechadas, rellenas, empanadas...

Trucha:

Pescado azul de río con la piel de un tono verdoso o grisáceo, también brillante, con manchas negras intercaladas de puntitos rojos en la trucha común y un color naranja nacarado en el costado de la trucha irisada. La diferencia gastronómica de las truchas, irisadas o comunes, asalmonadas o no, está en que proceden de piscifactorías o de los ríos trucheros de Navarra y León.