AUMENTANDO LAS DEFENSAS ANTE LA LLEGADA DEL INVIERNO

Posted by Begoña Rojo on 19:26 with No comments

Ante la llegada de los meses fríos es importante que nuestras defensas estén preparadas para combatir las bajas temperaturas. Para ello es esencial que incluyamos en nuestra alimentación algunos refuerzos extras que nos ayuden para prevenir gripes, constipados y los cambios anímicos que conlleva el invierno.
 
Una buena alimentación es básica. Y puedes hacerte tu propio escudo protector viviendo una vida activa, evitando el estrés y manteniendo una dieta variada y equilibrada. Comienza con una dieta sana y haciendo ejercicio, porque son los factores principales que puedes modificar. Eres lo que comes, como dicen. Para asegurarte de que estás recibiendo la energía que necesitas de las fuentes adecuadas, tu plato debe incluir verduras, pescados preferentemente azules, carne magra y también te beneficiará añadir lácteos, como por ejemplo yogur casero.


Es muy importante aumentar el consumo de vitamina C. Esta vitamina no puede ser sintetizada por nuestro organismo así que necesitamos consumirla a través del alimento. Es fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmune, ya que la vitamina C fortalece no sólo las células inmunes (linfocitos y macrófagos) sino también la concentración de inmunoglobulinas en suero sanguíneo. Además es un potente antioxidante y podemos encontrarla en mayor cantidad en los cítricos. También es cierto, que el kiwi y la naranja son los reyes por excelencia, ya que por cada 100 gr encontramos 43 mg de vitamina C en el kiwi y 53 mg en la naranja aproximadamente.
 
El hígado y los intestinos que metabolizan los nutrientes, así como la limpieza del cuerpo, son el bastión virtual del sistema inmunológico, y deben ser reforzados por curas especiales. Mantén el tuyo en forma cuando se acerca el invierno mezclando 10 tallos de perejil de hoja plana y el jugo de medio limón en un vaso de agua y bébelo regularmente dos veces por semana con el estómago vacío para mejorar la salud del hígado.

La cebolla y el ajo son dos potentes antivíricos que no debemos olvidar, ya que ayudan a prevenir alergias y resfriados, siendo la mejor forma de consumirlos para aprovechar todos sus beneficios, en crudo.
 
Para enriquecer la flora intestinal y prevenir el estreñimiento, puedes utilizar probióticos. Lo vas a conseguir simplemente tomando yogur bio, productos lácteos, muesli, kephir, pepinillos, yogur casero tradicional, boza (una bebida de mijo fermentado) y vinagre de manzana que están disponibles en el mercado. Para aumentar su ingesta de fibra, toma peras, manzanas, albaricoques o ciruelas pasas y una taza de té de hierbas como un aperitivo entre comidas.
 

Los potentes antivirales nos los ofrecen las abejas, son la miel, la jalea real, el propóleo o el polen. La miel la elaboran a partir del néctar de las flores, una vez la obtienen la mezclan con su saliva y la almacenan para que madure en el panal. La jalea real es el alimento de unas pocas larvas reales privilegiadas y por supuesto de la Reina, mientras que a las obreras y zánganos después de los tres primeros días, se les suministra una jalea de inferior calidad. El propóleo es una sustancia resinosa de árboles y arbustos, que las abejas extraen para taponar su colmena e impedir que se forme dentro de ella cualquier tipo de infección. Por otro lado, el polen se obtiene a partir de los estambres de las flores.

De manera general podemos decir que todos los productos de la abeja son estimulantes de la energía vital con poder antibiótico y antifatiga, así que frente a la bajada de temperaturas y el posible cambio anímico que esto nos pueda provocar, son una buena herramienta para estimularnos.

No descuides tus fuentes de proteínas tampoco, pero asegúrese de elegir magros. Los aminoácidos que son los componentes básicos de las proteínas fomentan la salud básica de las células y desarrollan el sistema inmunológico. Elije carne magra blanca, pescado, aves y huevos de corral, legumbres secas y productos a base de soja que están libres de grasas saturadas.

Respecto a las hierbas medicinales para combatir gripes y resfriados, la echinacea es la más conocida y estudiada para reactivar al sistema inmune. En concreto hace reaccionar a las células T y al interferón (proteína que estimula el sistema inmunológico). También potencia la capacidad de las células inmunitarias para ir al sitio de la infección.

Remedios naturales

- Sobre cómo adquirir vitamina C de manera natural, incluyendo algún zumo de pomelo o naranja en el desayuno o alguna pieza cítrica a lo largo del día sería suficiente. En realidad, nuestro cuerpo necesita pequeñas dosis respecto a vitaminas, y en el caso de la vitamina C, la ingesta diaria recomendada según expertos es de 75 mg para la mujer y 90 mg para el hombre, aunque existe discusión al respecto. Algunos autores consideran que las aportaciones deberían ser de por lo menos 200 mg, lo que corresponde a cerca de cinco frutas frescas al día. También son muy ricas en esta vitamina los tomates, las verduras de hoja verde como la espinaca, el brócoli y los pimientos.

- Añade una cucharadita de miel de castaño a una taza de agua tibia, añade un poco de jengibre fresco, un palito de canela, una vaina de cardamomo y una rodaja de limón cada mañana. Durante el día toma un plato de yogur casero mezclado con una cucharadita de cúrcuma, jengibre, semillas de ortiga y pipas de uva.
 
- Cuando coges un resfriado, tu metabolismo se ralentiza porque está luchando contra un sistema inmunológico debilitado y retiene el agua para protegerse. Para prevenir esto, bebe medio litro adicional de agua o de los tés herbarios que bebas generalmente. Tomar agua tibia con una rodaja de limón que ayuda al metabolismo. Si lo deseas, puede agregar una cucharada o dos de jugo de frutas o soda con sabor a fruta para que sea aún más sabroso.

- Respecto al ajo y la cebolla, por ejemplo una manera de incluirlo en nuestra dieta diaria que ya realizaban nuestros mayores, es frotando un diente de ajo en una tostada de pan a la hora de desayunar. Si su sabor nos resulta demasiado fuerte podemos “camuflarlo” añadiéndole tomate a la tostada o simplemente optando por consumirlo a modo de comprimidos o perlas.

- En el caso de la cebolla podemos introducirla en platos como las ensaladas o para reducir su fuerte sabor podemos hervirla. Ahora, con la llegada del frío empiezan a apetecer hervidos y platos calientes donde la cebolla encaja a la perfección.


- El extracto de echinacea es uno de los remedios más empleados para aumentar las defensas, ya que simplemente tenemos que incluir una pequeña dosis del extracto (aquella que nos indique el fabricante) diluido en un vaso de agua o cualquier tipo de bebida. No obstante otras opciones cómodas como los caramelos, comprimidos o jarabes calientes con echinacea también están a nuestro alcance.

- Dado que las verduras de invierno pueden causar flatulencia, evítalas tomando o bebiendo jengibre, cilantro, cardamomo y té.

 
- Dicen que el doctor nunca llega a una casa que deja que el sol entre y, de hecho, la vitamina D, obtenida de la exposición a la luz solar, es una defensa clave contra la infección. También debes caminar durante 15 minutos diarios en invierno durante las horas de luz del día, y hacerte un hemograma antes de cada estación anual. Si tienes una deficiencia, toma un suplemento.
 
- Recuerda que el ejercicio regular puede reducir tus posibilidades de infección en un 25% en comparación con quienes se quedan viendo la tele con la mantita en el sofá, que calentitos sí, pero con la defensas bajas... también.