ACEITE DE OLIVA UN TESORO PARA EL CORAZÓN, EL ESTÓMAGO, LA PIEL Y LOS HUESOS

Posted by Begoña Rojo on 4:34 with No comments

Además de una auténtica delicia en la mesa, se considera un agente prevención en enfermedades cardiovasculares y relacionadas con colesterol, especialmente el aceite virgen. Contiene ácidos grasos que resisten bien las altas temperaturas y aporta pigmentos, polifenoles y otras sustancias antioxidantes muy saludables para el organismo.


Los diversos tipos de aceite de oliva tienen diferentes implicaciones para salud. El más puro es el aceite oliva virgen: se trata de un autentico zumo, pues se obtiene exprimiendo directamente la aceituna. A diferencia de la mayoría de aceites vegetales, obtenidos de semillas, el aceite de oliva virgen se extrae por medios exclusivamente mecánicos y a escasa temperatura, sin la necesidad de emplear disolventes químicos. Esto preserva intactas sus estructuras grasas, sus propiedades para la salud y sus cualidades de color, sabor y aroma.

GRASAS BENEFICIOSAS
 
Es el aceite vegetal más rico en ácidos grasos monoinsaturados (70%), principalmente ácido oleico. Las dietas con alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados producen un perfil metabólico más favorable, con mayor reducción del colesterol total y los triglicéridos, así como un aumento de las lipoproteínas de alta densidad (HDL, el llamado colesterol «bueno») y un descenso de las de baja densidad (LDL, el «malo»), todo ello asociado a un menor riesgo de enfermedad coronaria. Por otro lado, las grasas poliinsaturadas del aceite de oliva (10,5%) presentan ácidos linoleico y linolénico en proporciones más saludables para el organismo que muchos otros aceites vegetales.
 
También aporta distintos beneficios sobre el tracto gastrointestinal. En el estómago es la grasa mejor tolerada ya que no favorece el reflujo esofágico. Protege la mucosa del estómago y favorece la cicatrización, con lo que se reduce el tamaño de las úlceras.

 
Evita el estreñimiento y potencia la capacidad detoxificante del hígado.
 
Es rico en antioxidantes, como la vitamina E y los polifenoles, como la oleuropeína. Estos tienen un efecto protector frente al estrés oxidativo y los daños producidos por los radicales libres.

PIEL Y HUESOS EN PLENA FORMA
 
Gracias a sus ácidos grasos naturales y vitaminas ayuda a luchar contra el envejecimiento y a mantener el sistema óseo.

Sobre la piel, actúa como emoliente gracias a sus ácidos grasos esenciales, y como protector de la radiación solar por su contenido en vitamina E. Ayuda en la cicatrización de heridas y quemaduras, aportando hidratación y vitaminas a la dermis para favorecer su recuperación.

 
En el sistema óseo mejora la mineralización, puesto que la oleuropeína, además de prevenir el estrés oxidativo, ayuda a combatir la pérdida de masa ósea.