ZUMO DE HIERBA DE TRIGO Y DE CENTENO: ELIXIRES DE REJUVENECIMIENTO

Posted by Begoña Rojo on 19:24 with No comments

A parte de las semillas germinadas que puedas consumir, y que enseguida, en esta web, aprenderás como hacer en casa, hoy se pueden conseguir hierbas frescas en algunos establecimientos o incluso puedes dejar que tus germinados crezcan en casa hasta que se conviertan en hierba, es fácil hacerlo con algunos cereales como el trigo, el centeno, la espelta o el kamet. La semilla de los cereales se transforma en hierba al contacto con el agua, el aire y la luz del sol. Dicha hierba no tiene los mismos componentes. Por ejemplo, la hierba del trigo no tiene gluten.

El consumo de esas hierbas se hace exclusivamente en forma de zumo, que es la forma más adaptada para nuestro sistema digestivo. Muy ricos en fibras, se necesita un aparato digestivo muy particular para digerirlas tal cual, y tampoco pueden alterarse, por ejemplo, es indispensable no someter dichas hierbas a ninguna fuente de calor para extraerles el zumo.

 
Ricas en oxígeno y particularmente en clorofila, el zumo de hierbas también resulta ser alcalinizante.

 
El zumo de hierba de trigo

Cultivar trigo requiere cierta organización y de un sitio especial en casa (una terraza estaría bien) que permita el escalonamiento de las semillas de trigo en cubetas de compost o de mantillo.

Cuando las hierbas llegan a una altura de 15 a 20 cm, se cortan por el tallo para pasarlas por un extractor y hacer un precioso zumo rico en clorofila.

El zumo fresco de trigo se toma en pequeñas cantidades. Puede usarse para hacer curas o como complemento nutricional, tanto cotidianamente como en ciertos períodos de la vida. Los beneficios de las curas a base de hierba de trigo son numerosos y los que lo han probado lo consideran un auténtico elixir de rejuvenecimiento. Hay que decir que la hierba de trigo se compone de un 70 por ciento de clorofila, vitaminas (entre otras la provitamina A y las vitaminas B y C), los ocho aminoácidos esenciales, minerales y oligoelementos.

El zumo de trigo se consume inmediatamente después de haberlo extraído. Quienes no se quieran meter en esos asuntos agrarios caseros pueden degustar el zumo de trigo en algunos restaurantes y bares dietéticos que proponen cócteles «verdes».

El zumo de hierba de centeno

El centeno puede ser cultivado del mismo modo que el trigo, en cubetas de mantillo o compost que tendremos en el balcón, la terraza o el jardín. Su hierba llega a los 8 ó 10 cm de longitud en el momento de cortarla para extraer el zumo, libre de fibras que irritarían nuestro sistema digestivo.

A falta de su cultivo casero, se puede acceder a la alternativa del zumo a base de centeno en polvo. El zumo obtenido se consumirá para curas o como complemento nutricional cotidiano en determinados momentos de la vida. Lo más interesante de este alimento es la sinergia entre todos sus componentes, que lo convierten en un cóctel de salud de los más completos que hay.


¿Cómo utilizar el zumo de hierba de centeno?

El centeno en polvo es muy fácil de encontrar en las tiendas de productos biológicos. En esa forma instantánea, su uso resulta muy práctico y se adapta perfectamente a nuestros horarios locos y la habitual falta de tiempo...
 
En cocina lo podemos incorporar a salsas frías, diluyéndolo previamente en un poco de agua. Con él conseguiremos salsas de color fuerte que combinan muy bien con los platos primaverales.