EL KAMUT O TRIGO KHORASAN: LA VARIEDAD MAS ANTIGUA, SANA Y ECOLOGICA. RECETAS

Posted by Begoña Rojo on 20:59 with No comments

El trigo de la variedad khorasan se cultiva con el método de la agricultura biológica sin haber sido hibridizado ni cruzado y con altos estándares cualitativos. El Kamut o trigo Khorasan es una de las variedades de trigo más antiguas que conocemos, junto con la espelta y cada vez vamos oyendo más sobre esta variedad por sus características nutricionales y por su baja adulteración. También es llamado como el trigo de los faraones o de Tutankamón, porque es un cereal que se cultivaba en Egipto hace 5000 años.
 
Su nombre deriva de la palabra Ka-moot que significa “pan”. Hoy día destaca sobre todo por cultivarse de forma ecológica en Estados Unidos. De hecho, al no haber sufrido hibridaciones es considerado como un trigo duro tremendamente puro, muy rico en nutrientes esenciales.

Desde un punto de vista nutricional el kamut o trigo khorasan sorprende por su alto contenido en vitaminas, destacando especialmente su riqueza en vitaminas del grupo B, que como de buen seguro sabrás permiten que nuestro organismo aproveche mejor los hidratos de carbono, produciendo energía a través de los alimentos, manteniendo en buen estado nuestro sistema nervioso e interviniendo activamente tanto en el crecimiento como en la división celular.

Hay que mencionar su aporte en vitaminas B1, B2 y B3, además de vitamina E.




No es un cereal apto para personas con celiaquía porque contiene gluten. Su sabor es generalmente dulce, suave y ligeramente mantecoso.
 
Varios estudios científicos demuestran su influencia positiva en la salud:
 
- En sujetos sanos reduce drásticamente los factores clave de riesgo de enfermedades cardiovasculares como el colesterol total (-4%), el colesterol LDL malo (-7,8) y la glicemia (-4%).

- En sujetos con enfermedad cardiovascular se evidencia una significativa mejora de los diversos marcadores clave del riesgo cardiovascular entre los cuales: el colesterol total (-6,8%), el colesterol LDL malo (-8,1%), la glicemia (-8%) y la insulina (-24,6%).
 
- También en sujetos con síndrome del colon irritable se ha comprobado una significativa mejora de los síntomas en la intensidad y frecuencia abdominal, el hinchazón, la consistencia de las heces, la distensión abdominal y la calidad de vida. Te detallamos algunas formas sabrosas de incluirlo en las siguientes elaboraciones.



Barrita energética con khorasan
 
Ingredientes: 300 g de harina de trugo khorasan Kamut, 175 g de virutas de coco deshidratado 88, g de mijo en grano pelado, 90 g de melón deshidratado, 40 g de semilla de sésamo, 90 g de pistachos naturales, sin tostar ni salar, 10 g de sal del Himalaya, 4 c.c. de cúrcuma en polvo, 2 c.c. de bicarbonato, 200 g de aceite de coco, 70 g de agua mineral.

Preparación:

 

Juntar todos los ingredientes en una batidora, excepto el aceite de coco y el agua. Mezclar todos los ingredientes unos segundos en la batidora. Usaremos la pala para mezclar los ingredientes, no la batidora.
 
Derretir el aceite de coco en el microondas durante 30 segundos sin calentarlo, añadirlo a los ingredientes en la batidora, mezclar suavemente para que todos los ingredientes se mezclen y vayan juntando.
 
Añadir el agua y acabar de mezclar hasta que se haya separado la masa del bol. Colocar en moldes individuales una cucharada sopera de masa. Aplastar con los dedos un poco. Cocer durante 40 minutos a 150 grados en la posición del horno aire. Dejar enfriar en rejilla para quitar todo el vapor de la cocción.
 
Vida útil de la barrita: 7 días en un tupperware bien cerrado fuera de la luz y del cambio de temperaturas.

Focaccia con tomatitos secos y aceitunas

Masa madre: 300 g de harina de trigo klhorasan Kamut 150, g de agua, 4 g de levadura fresca de cerveza.

Masa final: 300 g de masa madre (todo), 300 g de harina de trigo Khorasan Kamut, 200 g de agua, 2 g de levadura fresca de cerveza, 6 g de sal.

Otros ingredientes: Tomatitos secos Aceitunas

Preparación: La noche antes de preparar la masa madre, mezclar en una cacerola el agua con la levadura de cerveza, añadir la harina y mezclar hasta que la masa quede lisa y homogénea, cubrir con un film transparente y dejar a temperatura ambiente toda la noche. Al día siguiente, en una cacerola disolver en  agua la levadura de cerveza, añadir la masa madre y la harina y mezclar, añadir la sal y mezclar otra vez.

 
Después amasar en la cacerola, por la alta hidratación de la masa hasta que resulte fina y homogénea. Poner la masa en un molde untado previamente de aceite, cubrir con un film transparente y dejar reposar por una hora.
 
Después, proceder con una serie de pliegues: plegar los dos lados uno sobre el otro, derecho e izquierdo por un tercio del rectángulo, girar 90 grados y repetir la operación. Cubrir y dejar reposar de nuevo 45 minutos. Dividir la masa en dos partes de unos 400 g cada una, untar el molde de aceite y extender una parte de la masa estirándola con las manos cogiéndola desde abajo y sin aplastarla hasta llegar al borde del molde. Extender con las manos el otro trozo de la masa y sentarlo sobre la focaccia, una vez puesto encima, estirar las extremidades de la focaccia hasta hacerlas coincidir con las inferiores, con un pincel aplicar aceite, distribuir los tomates y las aceitunas y meter al horno.
 
Para una focaccia fina y croccante deberéis usar solo la mitad de la masa.