RECETA PARA PREPARAR DAHI (YOGUR)

Posted by Begoña Rojo on 15:48 with No comments

Sin necesidad de demasiada experiencia aprenderás a hacer yogur, siempre con buenos resultados.
 
Es fundamental una higiene que prevenga la incubación indeseada de diferentes clases de bacterias.
 
Necesitas 2 Litros de leche fresca y 5 decilitros de yogur natural.
 
- Calienta la leche hasta que hierva en su recipiente y apártela del fuego.
 
- Déjala enfriar sola o rodea la cacerola de agua fría.
 
- La temperatura ideal para la bacteria del yogur es de 43 a 45°C. Si no dispone de termómetro, haz la siguiente prueba:
 
- La leche deberá estar lo suficientemente caliente como para permitirle mantener en ella, durante 10 segundos el dedo pequeño sin quemarse.
 
- Mezcla el yogur que usarás de siembra, con una taza de esa leche caliente y vierte luego esa taza en el recipiente, removiendo.
 
- En los días fríos puede que sea necesario más yogur para empezar el cultivo, que en los días de calor. La bacteria del yogur necesita varias horas de calor y calma para crecer.
 
Mantén la temperatura de la leche constante, envolviendo el recipiente con una manta y situándolo cerca de una fuente de calor.
 
- Evita sobre todo dejar el recipiente cerca de algo que pueda moverse; es conveniente, si es posible, hacer el yogur por la noche, cuando hay menos posibilidades de que se disturbe.
 
- Normalmente, necesita de unas cuatro a ocho horas para tomar consistencia.
 
- Una vez que está asentado, mételo en el frigorífico para evitar que las bacterias sigan creciendo. Si no lo haces, las bacterias se comerán los azúcares de la leche y se volverá agrio en dos días.
 
-Tu yogur se conservará bien durante cuatro o cinco días. No te olvides de apartar algo para la preparación del próximo cultivo de yogur.
 
- Si el cultivo inicial se va debilitando, sustitúyelo por un nuevo yogur comprado.

Tiempo de preparación y cocción 15 Minutos.
 
Tiempo de reposo: de 4 a 8 Horas.
 
- El yogur, una de las mejores medicinas naturales.

- Debido a sus sanas cualidades y a sus usos, en la preparación de ciertos platos, el yogur ocupa un lugar prominente en la dieta védica.
 
- El Ayurveda habla con detalle de las propiedades curativas del yogur.
 
- Fuera de la India, el yogur es muy popular entre los habitantes de Rusia y de los países balcánicos, famosos por su longevidad.
 
- La relación entre una dieta rica en yogur y la longevidad fue revelada hace cien años por el gerontólogo ruso Elie Metchnikoff. Su mayor contribución a la ciencia fue su teoría de la propia intoxicación, en la que enunciaba como es posible que los contenidos del colon sean absorbidos por la sangre y envenenen todo el cuerpo. Metchnikoff examinó y entrevistó a muchos centenarios de Asia y Rusia y notó que sus dietas contenían grandes cantidades de yogur y leche fermentada. Llegó a la conclusión de que su longevidad era debida a las bacterias de estos productos, que reemplazaban a la bacteria de la putrefacción del intestino. Su teoría desató la primera ola de interés por el yogur como alimento sano. Con el crecimiento del consumo de yogur en Occidente, la ciencia moderna va descubriendo más cualidades extraordinarias. Algunos ejemplos:
 
- El yogur produce ácido láctico, que destruye la bacteria responsable de la putrefacción de la comida en el intestino grueso, una de las causas principales de muchas enfermedades y del envejecimiento prematuro.
 
- Como es un alimento que ha sido digerido previamente por su bacteria: lactobacillus bulgaris, es fácilmente asimilado por el cuerpo, más rápidamente que la leche.
 
- El yogur es rico en proteínas, minerales, enzimas y en las vitaminas más conocidas, incluyendo las más difíciles de obtener como la D y la B12.
 
- El yogur aporta a la bacteria intestinal su alimento favorito: la lactosa.
 
- A menudo los médicos recomiendan a sus pacientes, a los que los antibióticos han destruido la bacteria intestinal, que tomen yogur para reproducirla.
 
- El yogur tiene antibióticos naturales, capaces de matar ciertas amibas y bacterias, algunas tan virulentas como los estafilococos, los estreptococos y el tifus.