EL AYURVEDA Y LA ALIMENTACION O LA CIENCIA DEL BIEN COMER

Posted by Begoña Rojo on 4:41 with No comments
 
Si la India fue la cuna de la cocina vegetariana, también lo fue de la ciencia de la vida sana. El libro titulado Ayurveda es el trabajo más antiguo conocido sobre biología, higiene, medicina y nutrición. Esta rama de los Vedas fue revelada hace miles de años por Sri Bhagavan Dhanvantari, una encarnación de Krisna. "Antiguo", sin embargo, no quiere decir "primitivo"; tanto es así que algunas de las enseñanzas del Ayurveda recordarán, hoy, las enseñanzas modernas sobre nutrición, o sencillamente, el más puro sentido común.
 
Puede que algunas de esas instrucciones parezcan menos familiares, pero, si les damos la oportunidad, veremos como se confirman ellas mismas. No deben extrañarse de que unas escrituras espirituales traten de la salud corporal. Esos mismos escritos, los Vedas, afirman que el cuerpo es un don de Dios para permitir al alma, encarcelada, liberarse del yugo del ciclo de la vida y de la muerte.
 
La importancia de vivir una vida espiritual sana y equilibrada es mencionada por Sri Krisna en el Bhagavad-gita (6.16-17):
 
"Nadie puede llegar a ser un yogi, ¡oh Arjuna!, si come en exceso o demasiado poco, ni si duerme en exceso o demasiado poco. Quien es mesurado en el comer y el dormir, en el trabajo y en el descanso, gracias a la práctica del yoga, mitiga los sufrimientos de la existencia material."
 
Comer adecuadamente tiene una doble importancia. Aparte de su papel fundamental en la salud humana (pues el comer, en exceso, o en un estado mental ansioso o perturbado, o comidas antihigiénicas, produce una mala digestión, que es "la madre de todas las enfermedades", el comer adecuadamente puede ayudar a conseguir el ambicionado dominio trascendental de los sentidos.
 
"De todos los sentidos, la lengua es el más difícil de controlar", dice el poema "Prasada-sevaya", compuesto por Srila Bhaktivinoda Thakura, uno de los predecesores espirituales de Srila Prabhupada, "pero Krisna amorosamente nos ha dado este agradable prasada para ayudarnos a controlarla."
 
He aquí, pues, algunos consejos sobre el arte de alimentarse, tomados del Ayurveda y de otras escrituras védicas.

Santifique su comida


El Bhagavad-gita (17.8-10) describe tres clases de alimentos:
 
Los alimentos de la virtud (sattvic), los de la pasión (rajasic), y los de la ignorancia (tamasic).
 
Los más sanos son los alimentos de la virtud. "Los alimentos de la virtud (productos lácteos, granos, frutas y verduras) prolongan la duración de la vida; purifican nuestra existencia y dan fuerza, salud, alegría y satisfacción. Estos alimentos son dulces, jugosos, ricos y sabrosos."
 
Los alimentos demasiado amargos, ácidos, salados, picantes, secos o calientes son los dominados por la pasión y causan aflicción.
 
Y los alimentos dominados por la ignorancia, como la carne, el pescado y las aves, descritos como "pútridos, descompuestos e impuros", sólo producen dolor, enfermedad y karma negativo.
 
En otras palabras, lo que se come afecta tanto a la calidad física como a la espiritual de la vida. Existen, en la actualidad, demasiados sufrimientos innecesarios en el mundo, porque el único criterio que la mayoría de la gente sigue a la hora de elegir sus alimentos, es el precio y el deseo de sus sentidos.
 
La alimentación no debe servir sólo al mantenimiento y fortificación del cuerpo, sino también a la purificación de la mente y de la conciencia. Por eso, el espiritualista ofrece su alimento al Señor antes de consumirlo. Esa ofrenda de los alimentos, abre el camino hacia el progreso espiritual. En la India, y en todo el mundo, hay millones de personas que no considerarían el comer a menos que el alimento hubiera sido ofrecido antes a Sri Krisna.
 
- En tanto sea posible, tome su comida principal durante el mediodía, cuando el sol está más alto, pues es entonces cuando su fuerza digestiva está más acentuada. Espere por lo menos tres horas después de una comida ligera y cinco después de una comida pesada, antes de volver a comer. Coma a horas fijas sin picar entre comidas, eso ayuda a tranquilizar la mente y la lengua.

No ahogue el fuego de la digestión

- Las llamas visibles y la combustión invisible son los dos aspectos a los que nos referimos al decir "fuego". La digestión implica, con toda certeza, una combustión. A menudo hablamos de "quemar grasas o calorías", y la palabra "caloría", por sí misma, se refiere al calor liberado cuando se quema el alimento. Los Vedas nos informan que nuestra comida es digerida por un fuego llamado Jatharagni (el fuego del estómago). Y como a menudo bebemos en nuestras comidas, el efecto del líquido sobre ese fuego es una consideración importante a tener en cuenta en el arte de comer.

 
- El agua bebida antes de las comidas modera el apetito y, en consecuencia, reduce el deseo de comer en exceso. El agua bebida con moderación durante las comidas facilita el trabajo del estómago, y, la que se bebe después de las comidas produce el efecto de diluir las secreciones gástricas, reduciendo el fuego de la digestión. Espere al menos una hora después de comer; luego puede beber una vez cada hora, si es necesario, hasta la próxima comida.

Cuide la higiene

La cultura védica da una gran importancia a la limpieza, tanto a la interna como a la externa. En lo que se refiere a la limpieza interior, podemos limpiar la mente y el corazón de la contaminación material cantando mantras védicos y en particular, el mantra Hare Krisna. La limpieza externa incluye mantener un alto grado de limpieza mientras se cocina y se come. Esto incluye, naturalmente, los buenos hábitos usuales de lavarse las manos antes de comer y las manos y la boca después.


- La vitalidad y la fuerza no dependen de la cantidad que se coma, sino de lo que nuestro organismo es capaz de digerir y absorber. El estómago necesita un espacio para trabajar; por lo tanto, en vez de llenarlo completamente, debe llenarlo solamente hasta la mitad, comiendo sólo la mitad de lo que piense que podría comer, dejando un cuarto de la capacidad estomacal para líquidos y otro cuarto para el aire. Esta práctica facilita su digestión y, el seguirla acrecienta el placer de comer. El comer con moderación también satisfará su mente y le procurará armonía a su cuerpo. El comer con exceso o agita, o entorpece la mente y cansa, al sobrecargar el cuerpo.

Evite el despilfarro

- Las escrituras enseñan que cada migaja de alimento derrochada en tiempos de abundancia, nos faltará en tiempos de escasez. Sírvase sólo la cantidad que pueda comer y guarde lo que sobre para la comida siguiente. Para recalentar un plato es necesario, en general, añadir un poco de líquido, haciéndolo hervir suavemente en una sartén. Remueva a conciencia, frecuentemente. Si por cualquier motivo tiene que desecharse el prasada, (alimento que se ha ofrecido a Krisna en el altar) déselo primero a los animales, entiérrelo o tírelo al agua del mar o a un río. El prasada es sagrado y nunca debe tirarse a la basura. Ya sea en la mesa o en la cocina debe cuidar de no desperdiciar comida.

Tome sus comidas en un ambiente agradable

- El buen humor ayuda a la digestión, y una buena disposición espiritual, todavía ayuda más. Coma en lugares apacibles y agradables, y centre la conversación en torno a temas espirituales. Según el Ksema-kutuhala, un libro de cocina védica del siglo II a. de J.C., un ambiente agradable y un buen humor son tan importantes, para una buena digestión, como la calidad de la comida. Medite en el hecho de que su alimento representa la misericordia de Krisna. El alimento es un regalo divino por eso debe cocinarlo, servirlo y comerlo con un espíritu de jubilosa veneración.

- Srila Rupa Gosvami dice en el Upadesamrita (un libro clásico, escrito hace quinientos años sobre el servicio devocional):
 
"Una de las maneras en que los devotos expresan su amor es ofreciendo y aceptando prasada."
 
Un regalo de Dios es algo demasiado bueno para guardarlo para uno mismo, por lo que las escrituras recomiendan compartir prasada con los demás, sean amigos o extraños. En los tiempos védicos (y muchos siguen aún la práctica), el cabeza de familia salía a la puerta del hogar, antes de la comida, y gritaba:
 
¡Prasada! ¡Prasada! ¡Prasada! ¡Quien tenga hambre, puede venir y compartir nuestra comida",
 
Y únicamente después de recibir a sus invitados, ofrecerles todas las comodidades disponibles y servirles hasta su entera satisfacción, comenzaba él mismo a comer. Tal práctica quizá no es adecuada para esta época pero, si a pesar de ello busca la ocasión de ofrecerlo a otros, apreciará más el prasada usted mismo.

Pruebe el ayunar algún día, ocasionalmente.

- Puede parecer raro recomendar la practica del ayuno, pero, de acuerdo con el Ayurveda, el ayuno fortalece la voluntad y la salud del cuerpo. Un ayuno, de vez en cuando, da un descanso al sistema digestivo y refresca los sentidos, la mente y la conciencia.
 
- El Ayurveda recomienda, en la mayoría de los casos, un ayuno a base de agua. El ayuno a base de zumos es popular en Occidente, porque los médicos occidentales recomiendan ayunos largos. En el tratamiento Ayurvédico, sin embargo, la mayoría de los ayunos son cortos, de uno a tres días. Mientras se ayuna, no debe beberse más agua que la necesaria para saciar la sed. Jatharagni, el fuego de la digestión, está ocupado incinerando los desperdicios acumulados en cuerpo y demasiada agua inhibiría el proceso.
 
- Los devotos de Krisna hacen otro tipo de ayuno los días denominados Ekadasi (el undécimo día después de la luna llena y de la luna nueva), absteniéndose de cereales y legumbres. El texto Brahma-Valvarta dice:
 
''El que observa el Ekadasi se libera de todas las reacciones de Sus pecados, progresando así en su vida piadosa."