ALCACHOFAS Y ALCACHOFERA, SALUD PARA EL HIGADO Y OTRAS VIRTUDES

Posted by Begoña Rojo on 23:10 with No comments

La alcachofera procede, probablemente, del cardo silvestre (Cynara cardunculus L.).
 
Los primeros en cultivarla fueron los antiguos egipcios (así aparece en diversos bajorrelieves del país del Nilo). Más tarde, gracias a los árabes la conocieron en España e Italia (en el siglo XV) y, posteriormente, en Francia e Inglaterra.
 
Es planta de tallo alto, erecto, estriado, hojas lobadas y espinescentes, cara superior de matiz verde oscuro e inferior de tono blanquecino. Los tallos terminan en grandes cabezuelas carnosas compuestas por brácteas que constituyen la exquisita alcachofa hortense comestible, tan difundida en toda España.
 
La alcachofera florece en verano. El pequeño cabo que sirve de sostén a la alcachofa se ensancha hasta formar como un grueso platillo en el que se insertan las flores de color violeta.
 
Virtudes:
 
Entre las virtudes más antiguas de la alcachofera se cuenta la afrodisíaca. Sin embargo, sus virtudes definitivas y vigentes son otras. En efecto, varios médicos fitoterapeutas juzgan tan importante la acción de la alcachofa que están poniendo a punto una terapéutica especial: la "cinoterapia".
 
Conviene distinguir la hortaliza-flor, capítulo de gran tamaño, con un receptáculo carnoso comestible, rodeado de brácteas que reciben el nombre de "hojas", en términos culinarios, y la hoja ancha, muy dividida, unida al tallo, que es la parte usada en medicina.
 
- La alcachofa-hortaliza, sobre todo cruda, posee en términos menos enérgicos las propiedades de las hojas de la alcachofera. La alcachofera es un alimento excelente para los diabéticos. Igualmente es buena para el hígado y favorece la secreción de bilis.
 
- Cura el reuma, estimula el metabolismo de la urea y del colesterol y ataca con éxito las insuficiencias hepático-renales.
 
- El jugo de las hojas frescas de alcachofera es muy recomendable no sólo contra las enfermedades del hígado, sino también contra la ictericia catarral o grave, litiasis biliar, cirrosis, colecistitis, palidez, falta de apetito, estreñimiento, artritismo, senilidad, etc.
 
- Aún para las personas no enfermas, la alcachofera y la alcachofa son aconsejables en cualquier cantidad como alimento nutritivo y refrescante, siendo lo mejor comerlas en su estado natural, ya sea hervida, frita, al horno, etc., con unas gotas de aceite o de zumo de limón.
 
- Actualmente existen en el mercado bebidas aperitivas y alcohólicas fabricadas sobre la base de la alcachofa. Y últimamente se están utilizando inyectables intramusculares del principio de las hojas de la alcachofera, cristalizado y en solución al 2 % , que se administran en dosis de 5 c.c. diarios.
 
Presencia:
 
La alcachofera crece en las huertas y, en ocasiones, libremente. Rebrota anualmente de la cepa al terminar el invierno. Esta planta, parecida a los cardos, mide hasta 2 m. de altura. Se conoce desde hace tiempo en Centroeuropa, aunque donde más se cultiva es en los países mediterráneos.
 
No soporta temperaturas extremas. Se recolecta en primavera.
 
Partes utilizadas: Raíces y hojas.
 
Componentes activos:
 
Cinarina (principio amargo), taninos, mucílago, vitaminas A, B y C, flaona, inulina, enzimas, lactona cinaropicrina y un fermento de propiedades antidiabéticas.
 
Propiedades:
 
Aperitivo, antidiarreico, colerético, colagogo, depurativo, hipoglucémico, tónico, hepático, diurético, antidiabético astringente, febrífugo.
 
Uso interno y externo:
 
Se hace preparado de alcachofa en Farmacia, Veterinaria y Cosmética.

PARA LA SALUD:
 
Jugo:
 
Eficaz para el mal de hígado y para combatir la diabetes. Se obtiene jugo de las hojas frescas de alcachofera y se mezcla con agua azucarada o también con vino.
 
Cocimiento: Diurético, antirreumático y antigotoso.
 
Se preparan 30 g. de raíces de alcachofera en un litro de agua. Hervir durante un hora. Sustituir con más agua la que se evapora mientras dura el cocimiento. Filtrar y no azucarar. Se toman 3 tazas al día, una antes de cada comida.
 
Vino medicinal: Diurético y hepático.
 
Macerar durante cinco días en un litro de buen vino 20-30 g. de hojas frescas de raíz de alcachofera. Filtrar y trasvasar el vino a una botella. Dosis: dos vasitos día.

Tónico: Se toma por ser una optima bebida aperitiva, antirreumática y antidiabética.
 
 Mezclar la mitad de zumo de alcachofa extraído de las hojas de un tallo con mitad de vino blanco seco. tomar una copita antes de comer.