LA SOJA Y SUS MUCHAS PROPIEDADES

Posted by Begoña Rojo on 22:40 with No comments

La soja es la legumbre mas cultivada en el mundo. Especialmente se cultiva en el sureste asiático, China y Corea, de donde es originaria. Fueron los misioneros budistas chinos quienes, en torno al siglo VIII, llevaron la soja a Japón, transformándose en el alimento básico del país. A Occidente la soja llego de mano del movimiento hippie,  principalmente por atención hacia la dieta macrobiótica japonesa. Actualmente, los productos alimenticios derivados de la soja son muy aceptados por movimientos vegetarianos y naturistas tradicionales europeos.
 
Es rica en proteínas (contiene más que la carne) y esto la convierte en un alimento beneficioso para la salud (junto con el altramuz es la legumbre seca con mayor valor energético). Por eso, cada vez más productos la contienen.
 
Realiza un gran aporte de fibra y esto contribuye a prevenir y aliviar el estreñimiento, a hacer más lento el paso de los azúcares a la sangre (permite regular la glucemia, lo que es beneficioso para personas con diabetes) y a reducir los niveles de colesterol en nuestro organismo.
 
A continuación te muestro algunos  de los productos derivados de la soja para que, de este modo, la incluyas en tu dieta habitual.

Brotes de soja:

Es la manera más habitual de tomarla como ingrediente. Son las semillas germinadas y pueden consumirse crudas, en ensaladas, en tortillas...

Leche y yogures de soja:

Como no tiene origen animal, no contiene lactosa ni proteínas lácteas, por lo que se recomienda para las personas con intolerancia o alergia a la lactosa. También hay otras bebidas que la incluyen, como algunos zumos.

Aceite de soja:

Se extrae de semillas seleccionadas y tiene múltiples usos en la gastronomía, donde en ocasiones sustituye al aceite de oliva.

Harina:

Rica en proteínas, se puede emplear en las masas de pastelería y panadería. También se utiliza para hacer salsas y rebozados.

Tofu:

Es un alimento muy importante en las dietas vegetarianas. Se elabora con soja triturada mezclada con agua y un coagulante. No tiene mucho sabor, por lo que se recomienda mezclarlo con otros alimentos.

Salsa de soja:

Esta salsa se ha hecho ya muy habitual en las cocinas. Se elabora al fermentar la soja añadiéndole agua y sal. Combina muy bien con el pescado y con los platos orientales.

Grano de Soja:

En nuestro país no es muy habitual, pero en otros consumen las semillas de soja como si fuera una legumbre más, preparándola igual que las alubias o las lentejas. Es una legumbre de larga cocción, necesita unas tres horas para que quede tierna y hay que echar una cantidad de agua unas 5 veces superior al volumen de semillas que vayas a preparar. Es preferible dejarlas una noche en remojo y luego cocinarlas en esa misma agua del remojo para que no pierdan vitaminas.

Al adquirir la soja en el mercado, escoge los granos que sean redondos y suaves al tacto. Su color varía desde un amarillo pálido hasta el negro, según la variedad. Si la compras en paquetes transparentes podrás verificar el color y realizar así un control superficial del aspecto del producto.

 Una vez en el hogar, se recomienda mantener esta legumbre en un recipiente con cierre hermético en lugar fresco, seco y protegido de la luz, preferiblemente dentro del frigorífico. De esta forma, se puede mantener en óptimas condiciones hasta 6 meses.

Por su alto contenido en isoflavonas (fitoestrógenos), la soja es considerada la legumbre imprescindible en la menopausia. Tiene acciones positivas sobre determinados órganos y tejidos como la pared vascular; se reduce el riesgo de alteraciones cardiovasculares y la masa ósea; disminuye el riesgo de fracturas y existe una menor tendencia a la desmineralización del hueso.